FAIL (the browser should render some flash content, not this).
FAIL (the browser should render some flash content, not this).


 


TESTIMONIO

IGNACIO PICHARDO PAGAZA

Secretaría de la Contraloría General de la Federación

RENOVACION MORAL

1.- El combate a la corrupción, demanda ciudadana central.

Durante la campaña política presidencial del Lic. Miguel de la Madrid Hurtado , en el año de 1982, el Candidato recibió muchas demandas ciudadanas, como era de esperarse. Sin embargo, las que ocuparon con mucho los dos primeros sitios fueron la solución a la grave crisis económica que había literalmente paralizado la economía del país y la lucha contra el latrocinio de los políticos y la corrupción en el gobierno. No pocos ciudadanos consideraban que, en realidad, una era consecuencia de la otra.

El Candidato de la Madrid propuso a la Nación siete temas cuyo objetivo era responder a sendos graves problemas que la aquejaban. Uno de esos temas se denominó la Tesis de la Renovación Moral. De las siete propuestas fue la de Renovación Moral la de mayor impacto en el ánimo de la sociedad mexicana.

2.- Filosofía de la Renovación Moral

La filosofía de la Renovación Moral tuvo como punto de partida la intensa demanda de la sociedad para detener el fenómeno de la corrupción en el sector gubernamental y de las empresas paraestatales. El Candidato a la presidencia de la República, Miguel de la Madrid, recogió puntualmente el reclamo social y se comprometió a sostener una ética rigurosa en el servicio público. Se comprometió también –y lo cumplió- a detener el deterioro crítico de la imagen del servidor público ante la sociedad y reconquistar la confianza y la credibilidad en los integrantes del gobierno y de las empresas públicas.

3.- La Tesis jurídica de la Renovación Moral

La Renovación Moral quedó jurídicamente plasmada en el nuevo Titulo Cuarto de la Constitución Política , que surgió de una histórica Iniciativa del Ejecutivo, enriquecida y aprobada por el Poder Constituyente Permanente; esas normas constitucionales entraron en vigor el 1º. De enero de 1983. Para poner en ejecución las disposiciones constitucionales recién aprobadas, el Congreso de la Unión discutió una nueva ley federal reglamentaria y adiciones diversas a leyes existentes.

La principal ley reglamentaria en materia de Renovación Moral fue la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos Federales; el Congreso aprobó adiciones sustanciales al Código Penal –el Capítulo sobre Delitos que pueden cometer los Servidores Públicos Federales- a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal para crear la Secretaría de la Contraloría General de la Federación (SECOGEF) y el sistema de control interno de la administración pública federal.

4.- Alcance nacional de la Renovación Moral

Un aspecto importante de las modificaciones constitucionales es el hecho de que no quedaron solo en el ámbito federal, pues la propia Constitución señala, “Artículo 109. El Congreso de la Unión y las legislaturas de los Estados, dentro de los ámbitos de sus respectivas competencias, expedirán las leyes de responsabilidades de los servidores públicos y las demás normas conducentes a sancionar a quienes, teniendo ese carácter, incurran en responsabilidades…”.

6.- La Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores Públicos (LFRSP) y sus homólogas estatales incorporaron varias fórmulas y figuras jurídicas que integran el escudo principal en contra de la corrupción, si existe la voluntad política para aplicarlas con rigor. Nos referiremos a ellas de manera sintética.

7.- Valores de la ética pública.

La Constitución en su nuevo Titulo Cuarto establece los valores de conducta que deberán ser observados por todos los servidores públicos. La LFRSP y las correspondientes de los estados los repiten. Ellos son:

La legalidad;

La honradez;

La lealtad;

La imparcialidad; y,

La eficiencia en el desempeño de sus funciones, empleos, cargos y comisiones.

Las leyes de responsabilidades establecen las sanciones para los actos u omisiones de quienes incurran en faltas a los valores de la ética pública. Consistirán en suspensión, destitución e inhabilitación así como sanciones económicas.

8.- Código de ética obligatorio

La LFRSP y las correspondientes de los estados, establecen un verdadero código de ética de observancia obligatoria sujeta a sanciones que pueden llegar a ser muy graves. Cuando la falta lo amerita. En algunas organizaciones empresariales y sociales se ha extendido, también, la práctica de formular códigos de ética para sus empleados y trabajadores. La gran diferencia con las leyes de responsabilidades que se promulgaron durante el gobierno del Lic. de la Madrid, es que los códigos privados no señalan con precisión las sanciones a las que se hace acreedor el empleado que incurre en falta ni existe un procedimiento ni una autoridad ad hoc encargada de aplicar las sanciones. Se transforman en recomendaciones de buena voluntad.

9.- Faltas y delitos por conductas ilegales antes no reconocidas.

Hasta las reformas legales de la Renovación Moral las leyes federales y locales no reconocían como falta administrativa o como delitos, ciertos comportamientos de los servidores públicos que el sentido común señalaba que eran ilegales. En su momento quedaron incorporados a los códigos de ética obligatorios. Sin pretender señalar todos los casos, se mencionarán algunos:

Limite al valor de los regalos que puede aceptar un servidor público;

El nepotismo;

El conflicto de interés;

El abuso de autoridad;

La usurpación de funciones;

El enriquecimiento ilegítimo (enriquecimiento inexplicable);

10.- La Declaración de Situación Patrimonial.

Este poderoso instrumento legal antes era de uso exclusivo en las administraciones públicas más desarrolladas del mundo. Simplemente expuesto, el instrumento consiste en un documento que ciertos servidores públicos deben obligatoriamente presentar al inicio de su cargo o comisión, para conocer su patrimonio y el de su conyuge e hijos y, posteriormente, cada año, comparar los aumentos o disminuciones que ha experimentado ese patrimonio. Queda claro que algunos servidores intentarán ocultar sus modificaciones patrimoniales, poniendo sus bienes a nombre de terceros. Sin embargo, las sanciones previstas si esa conducta se descubre son penas corporales muy elevadas y confiscaciones cuantiosas. Puede ocurrir -de hecho así ha sucedido- que en un momento dado el gobierno se desentienda de auditar esas declaraciones anuales y la comparación de las de entrada con las de salida. Estaríamos frente al vergonzoso caso de una autoridad que deliberadamente incumple su obligación de combatir la corrupción en el sector público.

11.- La Contraloría y el sistema general de control interno de la administración.

Las reformas propiciadas por el presidente de la Madrid fueron aún más lejos. El presidente propuso al país la creación de un sistema completo de control interno de la administración pública federal central y descentralizada. La cabeza de ese novedoso sistema fue una nueva dependencia llamada la Secretaría de la Contraloría General de la Federación. La SECOGEF , como se le conoció entonces por sus siglas, recogió todos los mecanismos de control dispersos en otras dependencias, los ordenó y les dio lógica y congruencia administrativa. Agregó nuevas formas de control de gestión y evaluación de resultados y creó el mecanismo para recibir y auditar las declaraciones de situación patrimonial. Estableció un sistema de quejas y denuncias del público para denunciar desperdicio y corrupción de los servidores públicos. Instauró un procedimiento ágil de investigación y, por ley, se transformó en la autoridad sancionadora en los casos que así lo ameritaban.

La SECOGEF se descentralizó desde su nacimiento. Se crearon contralorías internas en cada dependencia y entidad del sector público federal. Esas oficinas dependían funcionalmente de la Contraloría y el nombramiento de su titular debería ser aprobado por aquella. Más tarde, se decidió que el nombramiento de los contralores internos lo efectuara la propia SECOGEF directamente.

Con el tiempo la SECOGEF se ha transformado en dos ocasiones hasta convertirse actualmente en la Secretaría de la Función Pública.

12.- El éxito de la Renovación Moral en su dimensión temporal

El éxito de la política de Renovación Moral durante el sexenio del presidente de la Madrid puede medirse con un criterio simple pero revelador. La lucha contra la corrupción en el sector público fue la principal demanda ciudadana que recibió el Candidato presidencial de la Madrid junto con la petición de revertir la pavorosa situación económica en que se encontraba el país. Durante la siguiente campaña presidencial el combate a la corrupción no apareció entre las diez principales demandas de la opinión pública a sus candidatos presidenciales.